Actuaciones contra la clinica abortista Isadora.

Actuaciones contra la clinica abortista Isadora.

Actuaciones contra la clinica abortista Isadora.

Este Centro Jurídico Tomás Moro se personó en las actuaciones penales contra la Clínica Isadora el día 23 de febrero de 2007, antes de que la noticia de las posibles irregularidades de la Clínica saliera en los medios de comunicación. La personación se realizó ante el Juzgado de Instrucción nº 31, Juzgado de Guardia que conoció primeramente sobre el asunto.
 
Las actuaciones judiciales fueron turnadas posteriormente al Juzgado de Instrucción nº 47, ante quien se personó el Centro Jurídico en fecha 8 de marzo, solicitando se acordara como Diligencia a realizar la entrega por parte de la Guardia Civil o de la Institución que los tuviera bajo su custodia, de los restos humanos a la Clínica Médico Forense para que determinara las semanas de formación de los citados fetos, la causa de su fallecimiento y sí el mismo se produjo fuera del seno materno.

Las presuntas irregularidades de la clínica saltaron tras la denuncia realizada por la plataforma ‘La Vida Importa’, que encontró entre los restos de la basura de la clínica restos humanos. Dicha plataforma puso  los hechos en conocimiento de la Guardia Civil en junio de 2006,“La acompañamos con fotos, videos y toda la abundante documentación que teníamos”, señaló el responsable de la Plataforma.
Tras tiempo parada en abril de 2007 la Guardia Civil reactiva la causa y decide investigar aleatoriamente a Isadora. La investigación resulta concluyente: aparecen restos humanos en los cubos de basura. Así que lleva los restos encontrados al anatómico forense para que practiquen las diligencias oportunas. ¿Resultado? Cuerpos de fetos de ocho meses en cubos de basura. La Benemérita presenta una querella contra Isadora e inmediatamente después la plataforma se persona en la causa a través del Centro Jurídico Tomas Moro (CJTM).
La causa cae en el juzgado nº 31 que estaba de guardia, pero posteriormente entra en reparto y recae en el nº 47 de José Sierra Fernández. Su señoría rechaza la personación del CJTM por motivos formales que posteriormente son subsanados. 
Los hechos descritos en nuestro escrito de personación  son los siguientes: A instancias del Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (SEPRONA), que alertó de posibles deficiencias en la gestión y eliminación de residuos biosanitarios en la Clínica Isadora, la Dirección General de Salud Pública y Alimentación, realizó, el pasado 20 de febrero de 2007, una inspección en dicha clínica, acompañando a miembros de SEPRONA.
Los inspectores de Salud Pública comprobaron que en los contenedores precintados por la Guardia Civil, había residuos biosanitarios materiales mezclados con residuos biosanitarios humanos. Los restos encontrados por la Guardia Civil eran de más de 100 fetos, que se encontraron mezclados con información confidencial sobre las madres que acudían a la clínica: nombres y apellidos, teléfonos y direcciones de algunas madres así como el día que acudieron a abortar.
Según declaró a los servicios de Salud pública la portavoz de Isadora, Sra. Pineda, cuando el centro comenzó su actividad la competencia de recogida de residuos era del Ayuntamiento de Madrid y en 1995 pasó a la Consejería de Medio Ambiente. Según la versión de Pineda, el consistorio les facilitó una lista de empresas autorizadas para la recogida de residuos. Escogieron Consenur, que -según la portavoz de Isadora- sigue siendo quien realiza la recogida de restos. ¿Por qué no se entregaron esos ‘restos’ a la compañía autorizada?.
El juez titular del juzgado de instrucción número 47 de Madrid, José Sierra Fernández, citó a declarar a 28 mujeres por las posibles irregularidades detectadas en la Clínica Isadora en la "retirada de residuos biosanitarios" y por la posible práctica de abortos ilegales.
La Audiencia Provincial de Madrid dio un duro varapalo a los defensores de la vida e injustamente al juez Sierra por la tramitación del caso contra la clínica de abortos Isadora, pues según la Audiencia Sierra no tenía competencias para abrir el procedimiento.El tribunal afirmó que el juez imputó a tres medicos por abortos ilegales "sin concretar qué intervenciones son las sospechosas, ni cuál es el motivo de ilicitud ni, en fin, la intervención que cada uno de los imputados ha tenido en la interrupción ilícita de los embarazos". "Es más, en reiteradas ocasiones, desde que fueron citados a declarar, los imputados han solicitado que se les informe con detalle del contenido de la imputación sin conseguirlo", señalaron los magistrados.

Los magistrados de la Audiencia señalaron que no cabía la acusación popular en un procedimiento en el que ni siquiera estaban claros los hechos delictivos y que, además, se debía garantizar el derecho a la intimidad de las mujeres que habían abortado, garantía que Sierra había "obviado".

La Audiencia Provincial de Madrid se olvidó de la defensa de la víctimas silenciosas del aborto, y decidió cerrar el caso, sin embargo desde el Centro Jurídico Tomás Moro seguiremos trabajando a favor de la vida y en contra del aborto.

Le puede interesar

Leave a Reply

Close