Solidaridad con la Justicia, (en respuesta a la publicidad aparecida en el Diario el País, bajo el eslogan “Solidaridad con Diego López Garrido”).

Solidaridad con la Justicia, (en respuesta a la publicidad aparecida en el Diario el País, bajo el eslogan “Solidaridad con Diego López Garrido”).

Solidaridad con la Justicia, (en respuesta a la publicidad aparecida en el Diario el País, bajo el eslogan “Solidaridad con Diego López Garrido”).

Madrid, a 3 de diciembre de 2009.- Con la admisión a trámite por el  Juzgado de Instrucción número 4 de Madrid de la  Querella presentada por este Centro Jurídico contra D. Diego López Garrido, este Centro ha constatado una campaña de desprestigio por parte de algunos medios de comunicación. Esta campaña ha llegado a un punto insostenible con la publicación en el Diario El País de un supuesto manifiesto/anuncio, cuyo eslogan publicitario es “SOLIDARIDAD CON DIEGO LÓPEZ GARRIDO”. Lo preocupante de dicha publicidad es que aparece contratada por 100 abogados y juristas.

Es necesario recordar las viejas palabras de Osorio: “La primera preocupación de un tirano es extinguir a los hombres de Derecho; la primera preocupación de las sociedades cuando reaccionan, es restablecerlos”.

Efectivamente, este Centro Jurídico considera que la campaña de desprestigio iniciada contra su junta directiva, sus asociados, y contra la asociación misma, trata de amedrentar a la sociedad civil en su legítima defensa de la libertad.

Por dicho motivo, este Centro Jurídico -sin entrar a valorar otras manifestaciones aparecidas recientemente en los medios de comunicación y que entran dentro del legítimo y necesario derecho a la libertad de prensa y de opinión- se ve forzado a responder al manifiesto firmado por cien supuestos compañeros en el ejercicio profesional de la abogacía. En este sentido queremos puntualizar lo siguiente:

1.- En dicho manifiesto se pretende argumentar el móvil político de las actuaciones del C.J. Tomás Moro. En este sentido, no consideramos necesario recordar que este Centro Jurídico, ni ha tenido, ni tiene, ni tendrá, ninguna vinculación con ningún partido político español. Este Centro Jurídico ha actuado siempre en la celosa defensa de la libertad civil considerando siempre que una justicia politizada es el camino más seguro  a un totalitarismo aberrante.

2.- En dicho manifiesto se acusa a este Centro de presentar una Querella sin fundamento jurídico. Sin embargo, los que comenten una tremenda incongruencia lógica e intelectual son los firmantes de dicho manifiesto publicitario. Efectivamente, primero argumentan que la pertenencia de López Garrido a la Fundación a la que otorgó subvenciones no constituye ningún ilicito penal, para después defender la supuesta renuncia al cargo de patrono de Don Diego López Garrido. ¿Si ningún impedimento legal era el ser patrono, por qué dimitió?, ¿si ningún impedimento legal era ser patrono, por que tratar de justificar la validez jurídica de una supuesta renuncia no apoyada en escritura pública notarial? Además, no resuelven la incongruencia de como una querella tan infunda haya sido admitida por un juez instructor.

3. Los firmantes de dicho manifiesto incurren igualmente en un craso error jurídico, impropio en supuestos juristas de reconocido prestigio. Y es que la imputación de un ciudadano en un procedimiento penal no es ningún baldón, más bien es una garantía jurídica propia de un Estado de Derecho, pues el imputado de este modo tiene acceso a las actuaciones judiciales para poder arbitrar su defensa. Hemos de recordar a los juristas de reconocido prestigiofirmantes del manifiesto, que defender tesis contrarias significaría defender los procesos secretos propios de regímenes feudales o totalitarios. Cualquier jurista que hubiera leído con aprovechamiento alguna Sentencia del Tribunal Supremo o del Tribunal Constitucional sabría que la imputación es la máxima garantía jurídica para un Estado de Derecho.

4. Que nunca ha sido objetivo de este Centro Jurídico buscar el desprestigio del Sr. López Garrido, más bien todo lo contrario: este Centro Jurídico ha buscado siempre el prestigiar nuestras instituciones, y ello defendiendo siempre la verdad, la justicia, la equidad y la libertad, sin querer saber si dicha verdad, justicia, equidad y libertad podían ser catalogados como de izquierdas o de derechas, pues consideramos que la verdad, la justicia, la equidad y la libertad, no son elementos patrimoniales susceptibles de posesión por nadie.

5. Consideramos igualmente intolerable que los juristas firmantes del manifiesto/anuncio se erijan en únicos defensores de la democracia española, pues el sentir democrático es necesariamente un patrimonio del pueblo español, sin que sea objeto de patrimonialización por parte de ningún colectivo, y menos de unos juristas que parecen quieren presionar a un juez instructor.

6. Que igualmente consideramos la publicación de dicho manifiesto/anuncio una imprudencia, pues como juristas deberían saber que la verdad jurídica se defiende en los Juzgados y Tribunales, y no en los medios de prensa.

7. Que igualmente resulta  sorprende que dicho manifiesto/anuncio esté huérfano de toda argumentación jurídica, por ser dicha orfandad inconciliable la pretendida condición de juristas de reconocido prestigio.

8. Que igualmente resulta sorprendente que una supuesta causa clara de justicia sólo cuente con el apoyo de cien juristas, la mayoría de ellos sin significación importante en el ámbito jurídico, y que, además, se ven obligados a comprar un espacio en la prensa. Extraña que juristas de tan reconocido prestigio tengan que comprar la publicidad que parecen no alcanzar con su solo prestigio.

9. Finalmente, escandaliza que si tan justos estiman sus argumentos tengan que descender a la descalificación de este Centro. La imputación no es obra nuestra, sino de un juez en el ejercicio de su potestad. Estos juristas deberían confiar en nuestro sistema judicial, que de seguro que archivará las actuaciones si no existe ilícito penal alguno. La actual situación crítica de España no puede tolerar que desde ámbitos políticos se ponga en duda nuestro sistema judicial.

Le puede interesar

Leave a Reply

Close