Las Restricciones de Aborto en el Extranjero de Trump Protegerán a las Mujeres y a las Leyes Pro-Vida

Las Restricciones de Aborto en el Extranjero de Trump Protegerán a las Mujeres y a las Leyes Pro-Vida

Según informa C-FAM en su primer día completo en el cargo, el presidente Donald Trump emitió una orden ejecutiva que bloquea que grupos internacionales de salud global reciban millones en dólares de los contribuyentes si dichas organizaciones promueven o realizan abortos.

Sin inmutarse por una gran protesta de mujeres en Washington DC al día siguiente de ser juramentado como presidente, Trump utilizó sus poderes ejecutivos para cambiar el rumbo de la asistencia sanitaria mundial de Estados Unidos, desde la promoción del aborto hasta la priorización de las intervenciones sanitarias que salvaguarden la vida de las mujeres y los niños.

“Estoy encantado de que esta restricció prolongada de la ayuda extranjera a favor de la vida haya sido reaplicada por el Presidente Trump”, dijo el Senador Mike Lee. Lee y varios senadores republicanos emitieron una resolución el viernes pasado apoyando el restablecimiento de una política ampliada de Ciudad de México y la acción legislativa para codificar permanentemente en ley.

“No sólo se ha vuelto a aplicar; Se ha modernizado para tener en cuenta el ambiente actual de salud global con respecto a la ayuda exterior y será inclusivo de otras fuentes de financiación de la ayuda externa de EE.UU. más allá de la cuenta de planificación familiar de USAID”.

La acción ejecutiva evitará que las organizaciones no gubernamentales (ONG) internacionales que promuevan, hagan lobby o realicen abortos sean elegibles para la asistencia externa de los Estados Unidos incluso si utilizan fondos no estadounidenses para este propósito. Las limitaciones estatutarias actuales prohíben financiar abortos en el extranjero a través de la enmienda 1973 de Helms y la ley de ayuda externa de los Estados Unidos. Esa restricción abarca sólo el aborto y no la proliferación de la política del aborto que se produce a través de los esfuerzos de estos grupos.

El memorándum del Presidente Trump ordena al Secretario de Estado y al Secretario de Salud y Servicios Humanos, “en la medida en que lo permita la ley, implementar un plan para extender los requisitos del Memorándum restablecido a la asistencia sanitaria mundial proporcionada por todos los departamentos u organismos”.

La solicitud parece abarcar todos los subsidios y contratos de salud global del Departamento de Estado, por un total de más de $ 9 mil millones. La expansión se hizo necesaria debido a que la administración de Obama coordinó la emancipación de la salud sexual y reproductiva en sectores completamente nuevos. Los programas de política de población se financian ahora a través de programas de nutrición, medio ambiente, seguridad alimentaria, defensa y VIH / SIDA que a menudo impiden que los grupos religiosos apliquen.

Marie Stopes International, el mayor proveedor de abortos con sede en el Reino Unido, dijo que pondría fin a su asociación con la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) perdiendo toda nueva financiación para continuar realizando abortos.

“Esta es la orden ejecutiva más radical que hemos visto, en el tema de salud global, bajo cualquier administración republicana”, dijo un portavoz de Planned Parenthood.

La Federación Internacional de Planificación de la Familia (IPPF, por sus siglas en inglés), el brazo internacional de Planned Parenthood, estima una pérdida de US $100 millones en subvenciones estadounidense. En 2015, la IPPF informó que puso fin a la vida de 1 millón de niños no nacidos. IPPF opera clínicas en todos los países africanos aunque el aborto está restringido en la mayoría de estos. Por esta razón el grupo trabaja para cambiar las leyes a través de esfuerzos de cabildeo.

La senadora Jeanne Shaheen (D-NH), citando estadísticas desacreditadas de aumento de abortos cuando se instituye la política de la Ciudad de México, introdujo una legislación para derogar la política permanentemente, aunque el panorama actual del congreso hace que esto sea poco probable. La congresista Nita Lowey presentó a la contraparte de la Cámara, conocida como “The Her Act”.

La política de la Ciudad de México se había limitado previamente a la asistencia para la planificación familiar por un monto de más de 600 millones de dólares administrados por USAID a pesar de que las mujeres de los países en desarrollo reportan una saturación casi universal. Gran parte del financiamiento fue canalizado a organizaciones extranjeras que trabajan para obstruir las leyes pro-vida e institucionalizar los servicios de aborto bajo las excepciones permitidas por la ley.

La acción de Trump sigue a lo que se ha convertido en una tradición política de primer día en la oficina seguida por los presidentes Bush, Clinton, Bush y Obama, donde la financiación estadounidense respecto del aborto en el extranjero se permite o se bloquea.

Le puede interesar

Leave a Reply

Close